fbpx

A family Project

El proyecto Boutique Hotel Casona D’Alameda nace en 2014 con la búsqueda de una propiedad en el Primer Centro Histórico del Mundo declarado Patrimonio Cultural, en el año 2015 se adquiere la propiedad originalmente llamada Casa Saenz Merino.

 

Antonio Saenz encarga la construcción de la vivienda al Arquitecto italo-suizo Francisco Durini Cáceres, hijo de Lorenzo Durini Vasalli (suizo) en el año de 1910, una obra que duró cuatro años en ser culminada.

 

El Arquitecto Francisco Durini fue uno de los arquitectos mas reconocidos de la época ya que consigo trajo, en una segunda oleada de migración, un sin numero de proyectos de obras públicas y privadas, como el antiguo Circulo Militar de la calle Venezuela, la Casa Gillespie, actual Instituto Metropolitano de Patrimonio, el monumento al 10 de Agosto de la plaza de la Independencia, el actual Museo Numismático, entre otros varios edificios emblemáticos de la ciudad.

 

El sr. Antonio Saenz fue el vicepresidente del Rotary Club de Quito y seguramente por esta razón la propiedad se convierte en la sede principal de tan distinguido club.

 

Políticos, militares y empresarios, han sido algunos de los dueños de la propiedad, entre ellos Moisés Alberto Hidalgo, propietario de la hacienda ganadera El trapicheo, la mas grande del país en ese entonces, narran los documentos que vendió la actual Casona D’Alameda para crear el Ingenio azucarero Monterrey. La compra de la vivienda la realiza el Teniente Coronel Rafael Armijos Valdivieso, Vicepresidente de la Cámara de Representantes en el año de 1980 y líder histórico del Partido Conservador del Ecuador, entre los mas destacados ex – propietarios.

 

Por conversaciones mantenidas con los vecinos del sector, identifican a la Casona D’Alameda como la Comisaría Primera de Quito, echo que pudo ser respaldado debido a que durante los trabajos de rehabilitación de la propiedad se encontraron documentos que pertenecen a una boleta de ingreso, en el que reza “ Comisaría 1º de Quito” año 1962. Y el resto del documento está destruido.

 

El proyecto familiar buscaba desde sus inicios invertir en un Bien Patrimonial, con todo el conocimiento de que la infraestructura del centro histórico de Quito es una de las mas exquisitas de Latinoamérica, se realiza durante algo mas de un año la búsqueda de una propiedad con las características pretendidas para el desarrollo de la mejor manera el proyecto.

 

La Casona D’alameda es una propiedad catalogada como Bien Patrimonial e inventariada por el Instituto Metropolitano de Patrimonio (IMP). Previo al inicio de la ejecución del proyecto se mantuvieron conversaciones con el IMP, quienes derivaron la asesoría y acompañamiento a la Secretaría de Territorio Hábitat y Vivienda, áreas históricas, quienes aprobaron los planos en un periodo de un año y medio, debido a la minuciosidad con la que se debería intervenir en la propiedad.

 

La rehabilitación de la propiedad ha sido integral, esto es, todo el sistema eléctrico, e hidro sanitario fue reemplazado en tu totalidad. Adicionalmente se instalaron modernos sistemas de detección de humo, Internet y video vigilancia.

 

Dentro de los estudios estructurales de la vivienda se determinó que no era imprescindible un reforzamiento estructural pero por responsabilidad y para precautelar al Bien Patrimonial, se ejecutó este reforzamiento. Este rubro incrementó sustancialmente el presupuesto de rehabilitación, mas sin embargo, la propiedad cuenta ahora con una estructura sólida que coadyuvará ante posibles movimientos telúricos, reduciendo en gran medida una perdida parcial o total del Bien, cabe mencionar que este trabajo, debido a su alto costo no se lo suele ejecutar en una rehabilitación, o se lo hace parcialmente.

 

Para conservar la esencia de la que un día fue la Casa Saenz Merino y actualmente La Casona D’Alameda se procuró reutilizar toda la madera y elementos existentes, es por eso que el encanto obtenido en cada rincón de la propiedad obedece a un criterio de conservación, respeto y rescate de su originalidad.

 

Un dato curioso y muy importante fue el hallazgo de un boceto a lápiz encerado hecho en una de las paredes, no es posible afirmarlo, pero muy probablemente del Arq. F. Durini, estos bocetos representan los detalles arquitectónicos de los arcos y columnas de la fachada principal, sin duda una verdadera pieza de historia que ha sido rescatada, mas no tratada, pero que sin duda crea una conexión entre el diseñador de la propiedad y quienes la habitan hoy, casi cien años después, para disfrute de su creación.

 

Actualmente el proyecto es una realidad, La Casa Saenz Merino se ha convertido en el Boutique Hotel Casona D’Alameda, cuenta con nueve habitaciones tipo suites, las mismas que han sido nombradas con aquello que distingue al Ecuador a nivel mundial, así por ejemplo tenemos la habitación; Galápagos, Amazonas, Rosas, Chocolate, Orquídeas, Otavalo, Mitad del Mundo, Montecristi, Cotopaxi.

 

La propiedad cuenta también con un área verde, zona de bbq. Horno de leña, terrazas con hermosas vistas hacia la Basílica del Voto Nacional, cava de vinos, cocina, comedor, bodegas, lavandería y vivienda de los actuales dueños.

 

El sentimiento de los propietarios es, desde lo mas profundo, el de haber rescatado una joya arquitectónica de la ciudad. Devolverle a los quiteños, a la ciudad y al país un pedazo de historia, un testigo de aquella vida de elegantes trajes, largas caminatas por La Alameda, de música instrumental en vivo con grandes banquetes, que hoy renace para contarlo nuevamente.

 

 

Sus Amigos en Quito

 

Germán, Fanny, Belén, Diego